GILBERT GARCIN

UN MUNDO DE ENSUEÑO

Garcin nace como fotógrafo cuando que se jubila, como vendedor de lamparas, a los 65 años.
Crea un personaje, en el entorno del cual se desarrollan sus obras. En la mayor parte de sus fotografías aparece él mismo, y algunas veces también su esposa, como protagonista de diversas situaciones que recurrentemente hacen alusión a personajes míticos como Sísifo o Ícaro.
Como si fuera un prestidigitador, en sus fotografías nos presenta un mundo irreal, fingido, construido a partir del fotomontaje; mediante imágenes recortadas y pegadas. Pequeños escenarios, creados para cada fotografía, nos ofrecen escenas inventadas de un universo ficticio que, quizás, a la vez nos brindan las claves para entender mejor a nuestro mundo.

 

Espacio de exposición